bizkaia:talent

País Vasco te espera

Señas de identidad

Ría Nervión a su paso por el ayuntamiento

La ría del Nervión, eje indiscutible de Bizkaia y ejemplo mundial de regeneración urbana

Email This Page

En la localidad de Basauri, los ríos Nervión e Ibaizabal se unen formando un estuario que, a la altura del barrio bilbaíno de La Peña, se transforma en La ría del Nervión. Dicha arteria fluvial atraviesa la zona conocida como el Gran Bilbao hasta llegar a El Abra, donde su desembocadura se ensancha y sus aguas se unen al mar.

La ría ha sido, y es, la columna vertebral de esta comarca. Un límite natural que divide el Gran Bilbao en dos términos históricamente muy diferentes: la margen izquierda, la zona, históricamente trabajadora y más proletaria, cuyas poblaciones dependían de la actividad portuaria, minera e industrial, y la margen derecha, históricamente la zona capitalista con un carácter más residencial.

La ría es el alma del Territorio Histórico de Bizkaia. En sus márgenes se suceden los núcleos más importantes y poblados. Ha sido el eje y motor del desarrollo de las ciudades de su ribera y colindantes, desde que en el año 1300, Bilbao naciese en sus orillas, como un pequeño núcleo comercial y marinero.

Posteriormente, a lo largo de los siglos, su metrópolis fue creciendo y extendiéndose, a lo largo de ambas márgenes de la ría, hasta llegar al mar. En un principio las orillas eran campos, playas, marismas y pastos. Sus aguas servían para regar campos, huertas, árboles frutales y ricos bosques. En el siglo XVIII la ría de Bilbao llegó a ser la vega más productiva y mejor cultivada de Bizkaia, pues a la fertilidad de los suelos se unía la excelente calidad de sus aguas y la abundancia de pesca.

Desarrollo económico

Resultado de esta riqueza natural, se generaron enseguida núcleos de población dependientes de la ría, pero fue sin duda el comercio primero, y la industria después, lo que realmente hizo prosperar al Gran Bilbao. Aunque para ello, la ría habría de sufrir obras y modificaciones hasta lograr un óptimo aprovechamiento como vía de comunicación fluvial. Lo que la llevaría a convertirse en el pulmón del comercio marítimo y en el asentamiento ideal del sector industrial.

Remontar la ría del Nervión supone iniciar un viaje al corazón del pasado industrial de Bizkaia, ya que sus aguas han sido escenario de las más diversas actividades desde la Edad Media, y sede, desde mediados del siglo XIX, de empresas que protagonizaron un desarrollo económico incomparable en este territorio durante el siglo XX.

Todo comenzó cuando los inversores, armadores, navieros, comerciantes y banqueros comenzaron a proliferar en ambas márgenes. En 1841 crearon Santa Ana de Bolueta, la primera Sociedad Anónima de Bizkaia, que fue la responsable de la transformación de las viejas ferrerías en hornos altos, el prólogo de la vertiginosa actividad metalúrgica que se instalaría después en la ría.

Tras Santa Ana, un largo listado de empresas de todo tipo, encontraron en la ría el mejor trampolín para sus actividades, puesto que ofrecía la posibilidad de que los grandes barcos, encargados del transporte a gran distancia, pudieran fondear en sus orillas, junto a las fábricas.

En 1882, el horno de Nuestra Señora del Carmen, en el Desierto-Barakaldo, se convirtió en sociedad anónima y pasó a denominarse Altos Homos y Fábrica de Hierro y Acero de Bilbao, con ello se inició la colonización de la margen izquierda. En Barakaldo, se ubicaron Orconera Iron Ore, Luchana Mining, Ercros, la Central Térmica de Burceña… AHV, Babcock & Wilcox. En Sestao, los Astilleros Españoles, conocidos popularmente como La Naval.

La siderurgia del territorio histórico alcanzó su máxima actividad industrial. Un mosaico de pequeñas y medianas empresas que se instalaron desde Deusto hasta Las Arenas, copando las orillas de Erandio. Dependientes unas y otras, las compañías ferroviarias se encargaba de transportar el mineral a la fábrica y el producto elaborado hasta la ría para su distribución.

Años 70

Pero este floreciente pasado industrial, cambió drásticamente después de la crisis de los años 70. Bilbao, con una actividad económica centrada en las industrias del tipo minero, manufacturero, portuario y metalúrgico, cayó estrepitosamente, conllevando grandes repercusiones negativas para la economía, el medio ambiente y el paisaje urbano bilbaíno.

El abandono de las industrias e infraestructura generó una gran cantidad de áreas degradadas y desocupadas. Y la frenética actividad industrial, junto la poca concienciación medioambiental de la época, provocaron una contaminación preocupante de la ría y sus afluentes.

Ría de Bilbao en los años 70

Finalmente, las autoridades cobraron conciencia de la importancia de recobrar el estado natural de la ría, lo que se convirtió en uno de los primeros objetivos en materia de recuperación ambiental en Bilbao. A finales de los años 70, el Consorcio de Aguas de Bilbao elaboró un Plan Integral de Saneamiento de la ría que comenzó a materializarse en los años 80 y que, hoy en día, está casi finalizado.

Recuperación

Con el saneamiento de la Ría comienza el cambio y comienzan a asentarse las bases del Bilbao de hoy en día. La transformación ha sido espectacular. El Gran Bilbao ha modificado sensiblemente su aspecto. Las riberas han sido restauradas y renovadas siguiendo las pautas de las tendencias arquitectónicas más innovadoras. Las antiguas instalaciones e infraestructuras industriales han desaparecido, al mismo tiempo que se han recuperado y conservado otras: embarcaderos, muelles, cargaderos de mineral… que recuerdan este pasado de gran productividad.

La ría de Nervión se ha recuperado para la ciudad y en ella se agolpan los grandes atractivos turísticos de la ciudad de Bilbao: el Palacio Euskalduna, el museo Guggenheim,  el paseo de Uribitarte o los nuevos parques de Abandoibarra, entre otros.

Ría a su paso por el puente Calatrava

Deportes

Además, la reconquistada pureza de sus aguas ha permitido retomar la práctica de actividades deportivas en ellas. En el verano de 2013, las pruebas deportivas superaron los 10.000 usuarios, según los datos recogidos por el área de Euskera, Juventud y Deportes del Ayuntamiento de Bilbao. Entre los deportes que podemos elegir para realizar encontramos  vela ligera, piragüismo, paddle surf o remo.

Conjuntamente, la ría del Nervión, acoge multitud de eventos deportivos, como la Bilbao World SUP Challenge, prueba puntuable en el circuito de las series mundiales de La Waterman League (Surf, Windsurf, Kite-surf, Stand Up Paddel y Longboard), la Regata Nocturna Bilbao-Tecuni, donde las traineras participaron por primera vez en una competición nocturna o la Travesía Internacional Ría de Nervión y el Descenso Internacional Ría del Nervión. Estos dos últimos acontecimientos piragüistas, con gran éxito de convocatoria y público, recorren todos los municipios desde Getxo hasta Bilbao.

Piragüistas en la Ría del Nervión

Y para comprobar hasta qué punto los esfuerzos realizados para recuperar la calidad del agua en la última década han dado sus frutos, está el Bilbao Triathlon, en el que cientos de atletas nadan en la ría.

Otro de los grandes eventos deportivos en los que la ría ha sido el principal escenario, es la competición de saltos extremos Red Bull Cliff Diving 2014, celebrada en la capital vizcaína el pasado mes de septiembre. Una cita que reunió a más de 50.000 espectadores para ver a los mejores clavadistas del mundo precipitarse a la ría desde el Puente de La Salve. Dado el éxito de la convocatoria, el 26 de septiembre de 2015 la ría bilbaína volverá a ser testigo de la gran final y la parada número 50 de la historia de las series mundiales.

Campeonato de clavadistas

Estas escenas, que años atrás eran impensables, marcan un antes y un después en el proceso de recuperación de un espacio natural de la ciudad que se ha convertido en un gran punto de referencia de ocio y turismo.

Nuestros socios Nuestros socios BBK BEAZ CICBioGune Universidad de Deusto Bizkaia.net Tecnalia Idom ITP Sener EHU Iberdrola IK4 Mondragon Unibertsitatea
×
×