Bizkaia Talent

Por qué País Vasco

País Vasco te espera

Conócenos

Montañismo y senderismo, la pasión por las cumbres de los vascos

Es difícil, por no decir imposible, referirse al deporte en el País Vasco sin reflejar la pasión que los vascos siempre han sentido por el montañismo y el senderismo, impulsada por la peculiar orografía de nuestro país.

De hecho, algunos de los alpinistas europeos más importantes de las últimas décadas son originarios del País Vasco, como los pioneros Antxon Bandrés Azkue, Andrés Espinosa (el primer hombre que subió en solitario al Mont Blanc y al Kilimanjaro en 1929 y 1930 y el primer montañero vasco que se asomó a la cordillera del Himalaya) o  Ángel Sopeña Orueta (que alcanzó en 1925 la cima del Naranjo de Bulnes, trepando  en alpargatas (zapatillas hechas con tela y suela de cáñamo).

Entre los alpinistas contemporáneos destacan los nombres de Emilio Hernando, Juanjo San Sebastián, Juanito Oiarzabal y Alberto Iñurrategui (que han logrado coronar los 14 “ochomiles” del planeta), Xabier Ormazabal Aristegi (el primer montañero del Estado español en conseguir el título de “Leopardo de las nieves”, premio soviético de montañismo que se concedía a los montañistas que ascendían las cimas más altas de la Unión Soviética) o Jon Beloki.  Otro nombre vasco pero esta vez de mujer, también suena en el mundo de la alta montaña. Edurne Pasabán, natural de Tolosa, es la primera alpinista en completar la ascensión de los 14 “ochomiles”.

Todos ellos son personalidades con logros impresionantes en las más destacadas cumbres. Aquellos, sin embargo, que no aspiren a tanto, pueden dar rienda suelta a su amor por la montaña en las variadas rutas y senderos que existen en nuestro territorio histórico.

Gorbeia, Pagasarri y Artxanda, tres clásicos

Entre las rutas sencillas que se pueden disfrutar en Bizkaia se encuentran las del Pagasarri, Artxanda, Serantes, Sopelana-Algorta, Gorbeia, Arnotegi, Untzueta, Lemoa, Otoio y Ubieta. Más complicadas resultan las de Garbea, El Mazo, Zalama, Urrikoatxa, Ganguren y Jata, siendo las más exigentes las que discurren por Alluitz, Anboto, Mugarra  y Udalatz. La del Monte Oiz, una de las más conocidas, varía su dificultad dependiendo de si se asciende por la ruta norte (dificultad media) o la sur (dificultad baja).

El Gorbeia, con sus 1.481 metros de altitud, es el monte más alto de Bizkaia y Álava, situándose en la frontera entre los dos territorios históricos. La ruta por el Macizo de Gorbeia, tiene varios hitos: Siskina (855 metros), Harrikurutze (852 metros) y Korroskobilla (806 metros). Uno de sus trazados más conocidos parte de Ubide, el municipio más elevado del valle de Arratia. A lo largo de sus 10,5 kilómetros de recorrido llega a acumular un desnivel medio de 490 metros. Al alcanzar la cumbre, los visitantes se encuentran con su popular Cruz, una estructura metálica de 18 metros de altura que es retratada por los miles de excursionistas que coronan la cima.

Por su parte, el monte Pagasarri es el más afamado de Bilbao. A pesar de que su cumbre no es la más alta de las que conforman el macizo de Ganekogorta (mide 673 metros, por los 689 de la del Ganeta), su acceso sencillo desde la capital y su poca dureza -puede completarse la ruta en menos de dos horas- le otorga el rango de uno de los montes más frecuentados de nuestro territorio histórico.

SAMSUNG

El otro monte por antonomasia de Bilbao es Artxanda. Con apenas 250 metros de altitud, su condición de uno de los puntos verdes más importantes de la villa invita a que cientos de personas caminen cada fin de semana hasta su cima. Se trata, además, de un recorrido de dificultad baja y de menos de 7 kilómetros. Puede completarse en poco más de hora y media tomando como punto de salida, y llegada, el Arenal bilbaíno, disfrutando durante el trazado de enclaves de la villa tan icónicos como el paseo de Uribitarte, el Palacio de Congresos y de la música Euskalduna, el museo Guggenheim o el puente de La Salve, entre otros. Las vistas de Bilbao desde el mirador ubicado junto al funicular (con el que se puede subir más relajadamente) son, además, un gran reclamo turístico.

Serantes y Sopelana-Algorta, en la margen izquierda y derecha

Si nos centramos en la margen izquierda del río Nervión, el monte Serantes, con sus 451 metros, ofrece un mirador espectacular de Bizkaia. La ruta para coronarlo tiene una distancia de 10 kilómetros y una hora de duración (aproximadamente), que suele comenzar desde el ayuntamiento de la localidad de Santurtzi.

En la margen derecha del río Nervión destaca la ruta de unos 8 kilómetros y dos horas de duración que une las localidades de Sopelana y Algorta. Saliendo del aparcamiento de la playa Barinatxe (Sopelana) se camina por la pista que discurre paralela a los acantilados, desde donde se puede disfrutar de maravillosas vistas de la costa y sus playas. Al llegar al faro de Punta Galea se puede contemplar el Gran Puerto de Bilbao, para después de unos cuantos minutos de paseo disfrutar del Molino de Aixerrota.

Anboto, un hueso duro de roer

Visible desde muchos puntos de la orografía del territorio histórico, el Anboto, de 1.331 metros, cuenta con varias rutas que llevan hasta su cumbre, siendo una de las más atractivas la que discurre por el paraje incomparable del parque natural de Urkiola.

Anboto

Txindoki, en tierras gipuzkoanas

Ubicado en la Sierra de Aralar, el Txindoki o también apodado el Cervino vasco por la marcada cresta que muestra desde la cara oeste, cuenta con 1.346 metros de altitud. La ascensión hasta la cima desde la ermita de Larraitz, desde donde los excursionistas suelen comenzar la subida, tiene una distancia de 11 kilómetros. Aunque no es demasiado larga, sí es bastante dura y accidentada, ya que existe un desnivel total de 922 metros. El tramo más difícil antes de coronar la cumbre se encuentra en los últimos 50 metros.

Pirineos, indispensable para los amantes de la montaña

Esta cadena montañosa, que recorre la frontera entre el estado español y Francia a lo largo de 435 kilómetros, es uno de los destinos favoritos por los montañeros vascos. La variedad de su relieve permite todos los niveles para la práctica de senderismo, desde los 832 metros del monte Erroilbide en el Macizo de Aiako Harria hasta los 3.404 del pico Aneto, el más alto del Pirineo.

La Mesa de los Tres Reyes o Hiru Erregeen Mahaia, situada en la cordillera del pirineo navarro, es la montaña más alta de todos los Territorios Históricos Vascos (Euskal Herria) con 2.444 metros de altitud. Debe su nombre a que en ella se unían, históricamente, los antiguos reinos de Navarra, Aragón y Francia. También conocida como el Techo de Navarra, la dificultad de su ascensión está calificada como alta, dado su importante desnivel (1.100 metros), la distancia hasta la cumbre (17 kilómetros) o la duración del recorrido (7 horas aproximadamente).

Nuestros socios Nuestros socios BBK BEAZ CICBioGune Universidad de Deusto Bizkaia.net Tecnalia Idom ITP Sener EHU Iberdrola IK4 Mondragon Unibertsitatea
×
×